En clase, planteamos un primer acercamiento al uso de los simuladores Phet para electrostática. La consigna de trabajo, era explorar tres de ellos (Build an atom, John Travoltaje y Baloons and static electricity) y luego armar un pequeño video que explicara como funcionaban.

Estos son los resultados:

Leer el resto de esta entrada »

Sucintos I

Publicado: 31 marzo 2017 en Sucintos

Pensar en un alumno de profesorado de Física en el Uruguay de hoy, dista mucho de imaginarnos un grupo más o menos homogéneo, de varios jovenes de 18 o 20 años que comienzan a dejar la adolescencia y a transitar por la juventud. Esa imagen puede ser frecuente en le caso de la unversidad, de algunas facultades. Esta semana en mi clase de Didáctica, el 75% de los alumnos había finalizado sus estudios secundarios en el liceo nocturno. Para muchos de ellos, su historia consistió en haber abandonado en algún momento de su adolescencia y retomar, con otra perspectiva, unos años después. Con otra madurez, pero también con otras obligaciones y responsabilidades personales.

Se me ocurren dos cosas: Una, que las políticas curriculares para los futuros docentes no pueden estar ajenas a esto. No hay que verlo como un “handicap”. Es la realidad, que también tiene sus ventajas, pues los futuros docentes ya se visualizan como adultos. En este mundo que alaba la eterna adolescencia, es saludable que quien se pare frente a una clase lo haga desde su rol de adulto.

La otra, me llevó a pensar en ese discurso que sobrevuela los liceos nocturnos. Esa creencia, sin bases empíricas, que indica que los cursos del nocturno deben ser más “fáciles”, creando un imaginario de alumno que va sólo a “terminar el liceo”, como hecho terminal de su vida académica. Por suerte, esos alumnos que egresan del nocturno tienen metas académicas más altas de las que el imaginario les asigna. Entonces, ¿no deberíamos rever ese “discurso sobrevolante” sobre los cursos del nocturno?


screenshot_2016-12-28-08-09-05-799_com-android-vendingHace un tiempo escribí un post bastante crítico sobre los videos de Khan Academy que se subieron al portal Ceibal. Al tiempo, tuvo una pequeña repercusión que conté en este otro post.

En ese tiempo, los videos de Khan Academy en español comenzaban a ser muy difundidos, pero los que aparecían en español, sobre Física, parecían haber sido improvisados, sin el cuidado necesario que se requiere cuando se sube material de este tipo.

Sin embargo, ahora es posible encontrar otro tipo de material en Khan Academy. En particular, voy a hablar sobre la app para Play Store, que se puede conseguir gratuitamente. Los videos son otros, con un guión pensado, con más de un video para cada tema (si el tema lo requiere). Por ejemplo, en el caso del Principio de Inercia, ahora hay tres, bien diferenciados, y con material escrito de apoyo. Lo que a mi criterio, antes no era un material destacable, ahora se ha transformado en una herramienta poderosa.

Creo con este nuevo formato, mucho más cuidado que el anterior, los alumnos de los cursos de Física, pueden apoyarse sin inconvenientes en estos materiales

Por eso, lo del título. Khan Academy es otra.


Estoy escuchando La Brújula de la Ciencia con TuneIn. #NowPlaying http://tun.in/thFQNd

Así aparece el texto cuando uno quiere compartir lo que uno está escuchando en TuneIn. Una aplicación para celulares que permite escuchar programas y estaciones de radio de todo el mundo. Es una aplicación gratuita, disponible para Android, Windows y iPhone. En su modo básico, aunque también tiene una versión premium paga.

Esa aplicación tiene un buscador, que nos permite encontrar programas o podcasts muy interesantes.Por ejemplo, programas de divulgación científica. Dejo como ejemplo el enlace a una interesante entrevista, que creo que tiene interesantes aplicaciones para preparar una clase sobre las características de la ciencia.


Esta semana en el portal de noticias 180.com apareció un informe sobre Enseña Uruguay, una organización que “selecciona, capacita y apoya a estudiantes universitarios y a profesionales que se comprometan a dar clases durante dos años en centros educativos de contexto vulnerable, para impulsar la transformación educativa” Yo desconocía de que se trataba, y comencé a indagar acerca de ella, encontrando fácilmente el sitio en Facebook  y la página web.

La noticia había aparecido esta semana, porque coincidía con el cierre de postulaciones a formar parte del programa. De hecho, sobre el fin de semana, Enseña Uruguay informó que había recibido 1181 postulantes. Una síntesis del trabajo que realizan podría ser la siguiente (extraído del artículo de 180.com):

Entre todos los postulados (más de 750 para este año* y 520 en 2015) se realiza una selección basada en sus habilidades comunicacionales y liderazgo, entre otras. Los que queden seleccionados este año comenzarán con una capacitación intensiva que irá de enero a abril de 2017, mes en el que se integrarán a dar clases al aula.

Moll dijo que la capacitación es continua a lo largo de los dos años que dura el programa para cada profesor, y que incluye la visita al aula de un tutor cada 15 días, el cual analiza qué aspectos hay para mejorar y lograr un mayor impacto en los alumnos. Los profesores ingresan al sistema educativo formal a través de las listas complementarias….

El spot de youtube que formaba parte de la campaña es el siguiente:

Enseñanzas

Leyendo la información, es posible concluir rápidamente cuatro cosas

1- Hay gente dispuesta a trabajar en la enseñanza. Contrariamente al pesimismo general sobre la enseñanza, el número de postulantes es extraordinariamente alto. Allí, el sistema público debería apoyarlos pues quizá algunos, luego de su experiencia en el aula, quieran profundizar su formación docente. Y los dos años iniciales, puede convertirse en más. Eso es un trabajo “caso a caso”, pero es posible si se buscan las vías de comunicación adecuadas y se les informa adecuadamente.

2- No todos los interesados son buenos candidatos. Enseña Uruguay hace un proceso de selección a través de una serie de pasos y entrevistas. El sistema público permite el ingreso a todos los interesados, pero la propia dinámica (y la natural exigencia) de los cursos es la que va haciendo la selección. A nivel del sistema público, los abandonos se interpretan únicamente como deserción o rezago, buscando responsabilidades exclusivamente dentro del propio sistema. Es cierto que hay mucho para mejorar en la formación docente, pero también es cierto que no es un nivel de enseñanza obligatoria, que se trata de formación profesional, y por tanto, ciertos estándares deben ser cumplidos. También es cierto que no hay otra institución como formación docente en el uruguay que ofrezca tantas posibilidades diferentes para seguir una carrera. En profesorado es posible acceder a becas de alojamiento, alimentación, transporte, posibilidad de semipresencialidad. Y para todos los rincones del país

3- El spot. Apela a aquellos que se quieren ser protagonistas de un cambio HOY. La urgencia, hoy en Uruguay, es cambiar esa situación de injusticia, que los que tienen menos recursos económicos y culturales quedan condenados por el propio sistema. Es un spot muy claro, y contrasta con el slogan oficial, con el que formación docente llama a inscripciones “Una vocación que despierta vocaciones”.

Para empezar, los lectores saben de mi postura respecto al concepto de vocación. Pero además, en el mundo, se sabe que los que hoy tienen 20 años, tendrán una media de 4 o 5 trabajos en su vida. Por tanto, desterremos la idea de que elegir ser profesor es algo que te condenará a perpetuidad a estar enseñando las mismas cosas toda tu vida en el mismo sitio. Por contrapartida, una vocación difícilmente se “cambie” a lo largo de la vida.

4- El verano. Los postulantes están dispuestos a recibir cursos en enero, y durante todo el verano. Muchos de los estudiantes de profesorado del sistema público, a su vez trabajan dando clases, y disponen de más tiempo en verano. Formación docente tiene una plataforma virtual que se podría usar para dictar algunas materias de profesorado en forma semipresencial e intensiva (de noviembre a marzo), de modo de que los estudiantes agilicen su carrera. No hay por qué adaptar todos los tiempos pedagógicos al período de traslación de la Tierra alrededor del Sol.

Bienvenida la iniciativa, que además de tratar de ayudar a solucionar un problema, permite, a mi juicio, tomar elementos para mejorar la formación docente.

*Refiere a 2016


“El diezmo fue, hasta su abolición en el siglo XIX, una de las fuentes principales ingresos para la Iglesia española. Sus formas de percepción y reparto entre los clérigos dieron lugar a una abundante, y a veces confusa, reglamentación” Latorre, (1990; 3)

José*, un compañero con el que trabajé hace unos años, decía en el momento que llegaba al lugar donde se desarrollaba la elección de horas en secundaria “¿Y como marcha el reparto del diezmo?”. A mi me causaba mucha gracia escuchar la frase justo en ese momento. Con el pasar de los años, cada vez que voy a una elección de horas, me acuerdo de sus palabras, y observo que lo que vivimos los docentes en esas instancias se parece cada vez más lo que se vivía en la edad media. Y en ocasiones, cada vez más, con pinceladas de reparto de limosna.

Si uno hurga en algunos artículos sobre el diezmo en la edad media, como el citado anteriormente, encuentra sistemas complicadamente burocráticos y ptolomeicos para su reparto, debido a fuertes tensiones entre poderes, poderosos, interesados y beneficiarios. Nada muy distinto de lo que se vive hoy en secundaria. Para muestra, basta leer el extensísimo reglamento de elección de horas que se elabora año tras año.

¿A quién beneficia este sistema de asignación del trabajo? A NADIE. Si bien una parte de la opinión indica que el “corporativismo docente” es el beneficiado, no es así. ¿Qué beneficios puede tener un docente que no sabe si va a trabajar en el lugar donde se asentó, porque un traslado de otro profesor más antiguo lo puede desplazar, independientemente que haya trabajado en forma excelente? ¿Qué beneficios puede tener un docente que no puede planificar su vida a más de un año? ¿Cómo nos sentimos los docentes cuando el modo que se asigna nuestro trabajo, se parece mucho en sus formas al reparto del diezmo medieval?

Los sistemas y la reglamentación se hace en forma bipartita, supongo que para mayor transparencia, pero es inevitable la aparición de muchos errores. Un año sí, y otro también, los docentes tenemos que ir más de una vez a elegir, porque se anulan las elecciones por errores en la digitación, en la asignación, en la ausencia de cargos que deberían estar a disposición, etc. Entre los docentes a veces permea la idea de asignarle una intencionalidad a esos errores de las autoridades. Yo no creo que sea así. (Ah, porque la digitación está centralizada en UNA oficina para los más de 300 liceos y miles de grupos de todo el país) Basta con que por un error humano se digite mal un número, para volver todo al principio.

No voy a reiterar la importancia pedagógica de que un docente sea estable en una institución, porque eso ya se ha hablado mucho. Pero la solución que se ha propuesto de elegir horas por más de un año, no soluciona el tema de fondo, y además acarrea nuevos inconvenientes, (algunos tanto o más graves que los actuales)

Por tanto, voy a repetir (una vez más, y aunque sea un grito en el desierto) mi propuesta de mejora en el sistema de asignación de horas, para no sólo mejorar el estado actual, sino prevenir problemas futuros.

Se trata únicamente de cambiar los límites del escalafón. Hoy en día, es por departamento geográfico. Mi propuesta es que los docentes seamos efectivos por liceo. Es decir, adoptar el sistema de enseñanza primaria, donde los maestros son efectivos en una escuela.

Esto implica algunas mejoras inmediatas:

1- Hay mucho menos movilidad de docentes año a año y está demostrado que eso mejora la calidad educativa

2- Permite al docente cambiar año a año la cantidad de grupos, o los niveles. Piensese en todas las posibilidades de cambios de escenarios que pueden suceder de un año a otro, (y elegir grupos fijos por más de un año generaría más problemas que soluciones)

  • Creación o eliminación de grupos (por aumento o disminución de matrícula)
  • Que un nivel cambie de turno (por ejemplo, en el Liceo 1 de Maldonado, de 2016 a 2017 dos cuartos años que se dictaban de en la tarde, pasan a la mañana)
  • Que el docente tenga un hijo, sobrino, etc, en ese liceo, y que un año no tenga problemas, pero al siguiente el estudiante “cae” en el grupo elegido (por ejemplo, si hay un solo grupo en una orientación de bachillerato). Este problema no se ve en los liceos de ciudades grandes (difícilmente se vea desde el centralismo montevideano) pero es muy frecuente en ciudades pequeñas.
  • Si un docente se jubila, y el docente más joven quiere acceder a los cursos que antes dictaba el compañero. Si la elección es rígida por más de un año, esos grupos ¿a quién se le asignan?
  • Si un docente hizo un proyecto pedagógico con un grupo, y quiere seguirlo al año siguiente, pero no tiene asignado ese grupo.
  • Permite flexibilidad en el caso que haya un cambio en el diseño curricular (qué materias se enseñan en qué nivel o la carga horaria).

Y podemos seguir enumerando

¿mo sería el mecanismo? Muy sencillo. En esta época del año, en vez de tratar de armar una gran ingeniería por departamento geográfico, los docentes efectivos del liceo se les asigna su unidad docente.

1- Una elección de horas reducida a una institución. Allí el docente puede cambiar de grupos, turnos o cantidad de horas pero siempre dentro del liceo donde es efectivo. Allí se respetan los órdenes escalafonarios y demás. Entre pocos docentes, la asignación se parece más a una jornada de trabajo profesional que a un mero reparto.

2- En una segunda instancia, se efectúan los traslados (provenientes del mismo departamento geográfico o no) siempre y cuando existan vacantes. Nada muy distinto de lo que hace HOY secundaria con los cargos efectivos de adscriptos, preparadores o directores.

Luego, se sigue con la asignación de los eventuales docentes interinos (que como comunidad educativa esperamos que cada vez sean menos, porque esos docentes buscarán formarse en las diversas modalidades que ofrece el sistema público y luego tendrán oportunidades anuales de presentarse a concursos de efectividad)

Esto no es nada extraño. Se hace en primaria, y en formación docente.

* José no es su nombre real, aunque la anécdota es verdadera


El Centro de Equipamiento Didáctico (CED) fue una repartición de enseñanza secundaria que funcionó hace casi 4 décadas. En ella, se fabricaban, reparaban y proveían materiales para los liceos del Uruguay.

Muchos de esos materiales, aún sobreviven en los laboratorios de Física de los liceos del Uruguay. Por eso, conversamos con Pablo Garateguy, un profesor de Física, actualmente en ejercicio, que fue parte de ese proyecto.

Allá vamos…