La peligrosa trampa del relato de la “vocación” docente

Publicado: 27 mayo 2015 en Debate, Políticas de enseñanza

Hace unos dias apareció en la prensa la noticia de una maestra rural que hace 120 kilómetros en moto, cada día, para ir a trabajar porque la escuela no tiene un lugar para vivir y tampoco hay ómnibus que la lleve. “Ella ama lo que hace y no se queja” dice la crónica (link)

Leía los comentarios de la noticia, y era unánime la opinión destacando la vocación de esa maestra, en particular contraponiéndolo al imaginario de “docente haragán” que parece que es una especie de docente propia del medio urbano. En ese relato, el docente es sinónimo de minimo esfuerzo, y el fuerte contraste con esta historia, los pone aún más de manifiesto. Y, según esos comentarios, la docente “no se queja” porque su vocación la ayuda a superar obstáculos. Según casi todos los comentarios, al “resto” le falta la vocación que a esta maestra le sobra.

Yo estoy en FRANCO Y TOTAL DESACUERDO, tanto con la actitud de “no queja” de la maestra como con el relato de la vocación que los comentarios de la noticia ayudaban a construir. Para mi no es un ejemplo ni un modelo a seguir. Es más, me llevó a pensar que construir un relato donde se asocie la “buena docencia” a la vocación es muy perjudicial para la sociedad.

Voy a exponer las razones por las cuales creo que es contraproducente para la profesión y para la sociedad, esta asociación.

1) Docente se hace. NO se nace. Una discusión desde tiempos antiguos es esta dicotomía. Mientras no existían las ciencias de la educación, podría ser una pregunta de debate. Hoy esta zanjada hace rato: un buen docente se hace estudiando, practicando, reflexionando e investigando. Y a todo esto se aprende.

2) Los países del primer mundo, cuando hacen campañas de fomento a la inscripción de la docencia, no nombran NUNCA el concepto de vocación. (link youtube). Piden personas con estudio, y ofrecen un campo de trabajo profesional. Eso es la docencia del siglo XXI.

3) El relato de la vocación ayuda a naturalizar el salario magro y las malas condiciones de trabajo. Hay hasta un poema viralizado en Facebook, donde un supuesto docente dice no importarle su salario “para la risa“, porque tiene compensaciones espirituales y emocionales, producto de la tarea docente. Tenebroso. Un docente que no tenga un salario digno termina haciendo enseñanza de mala calidad. Esto esta recontra demostrado. También esta demostrado que el “techo intelectual” de los alumnos es el del docente que tienen. Un docente centrado en las compensaciones emocionales y no en los aprendizajes de los alumnos, obtendrá resultados acordes a ello.

4) Si un docente se preocupa por sus alumnos, es dedicado a su tarea, esta mostrando  una PARTE de ser un buen profesional. Cuando se conocen historias de entrega y amor se asocia a la vocación. ERROR! La entrega es entrega, el amor es amor, independientemente si hay atras un móvil “vocacional” o no.

5) La vocación no se puede medir ni evaluar. La profesionalización sí.

6) ¿Si se debe consultar a un médico, se prefiere a uno vocacional o a uno profesional? Yo prefiero al profesional, que estudió más, que está actualizado, que analiza los casos científicamente, como debe hacer un docente con su trabajo,

7) Naturalizar sacrificios como el de la maestra de la noticia aleja a la mayoría de los potenciales buenos docentes de la elección de la carrera. Crear un imaginario donde se es buen docente sólo si se tiene “vocacion”, hace que muchisimos potenciales buenos docentes, elijan otras trayectorias profesionales. Y eso para el Uruguay de hoy, con la urgencia de buenos docentes, es imperdonable.

8) Un docente convencido que su vocación es su arma fundamental, es en esencia un mal docente. En general, apoyándose en la vocación, se generan estructuras de clase que replican lo vivido cuando dicho docente era estudiante. Y eso no es una buena clase!. Con la vocación no se da una buena clase, con la profesionalización sí. Esto esta demostrado EMPIRICAMENTE.

9) Los mejores sistemas educativos tienen docentes PROFESIONALES, que hacen su tarea con el conocimiento que la da la profesión. En Finladia (que tomamos como ejemplo permanente, y tenemos mucho que aprender de ellos) importa su calidad profesional. No hay una “prueba vocacional” para acceder a la docencia.

10) La educación debe promover en el alumno la capacidad para cambiar de su sociedad las cosas que no están bien. Y los alumnos de lo primero que aprenden es del ejemplo. La maestra les esta dando un ejemplo de resignación, de sumisión, de aceptación de lo que no debe ser. La maestra (y todos los docentes) si queremos trabajar por una sociedad que tenga fuerzas para cambiar aquello que no está bien, debemos dar el ejemplo. Elevar una carta a su jerarquia inmediata, si ella no responde seguir la via jerarquica, que  seguramente se van a encontrar soluciones. Plantear el problema a los padres, que seguramente se les ocurrirá una solución provisional mientras llega la solución oficial.

Me da la impresión que crear y sostener el relato de la “vocación docente” como esencial para la buena docencia, parece ser un invento para mantener por un lado, el estado indigente de los sueldos docentes y por otro la imagen empobrecida de la labor. Pero esto pasa en paises subdesarrollados como en el que nos toca vivir. La maestra de la noticia original hace mal en no quejarse. Y la sociedad hace mal en festejarlo.

comentarios
  1. Sonia Cáceres dice:

    Hace años que digo esta frase: “Dejen de desmerecerme con lo de la vocación, yo soy un profesional de la educación. Estudié y estudio para ser cada vez mejor, para lograr mi lugar por concurso, para adecuarme al estudiante de hoy y ayudarlo como él necesita”. Cada vez que hablan de vocación es como si dijeran que si me pagan poco, que si me hacen trabajar en instituciones donde paso frío y otras incomodidades, no importa porque soy feliz”

  2. Cecilia dice:

    La docencia es una profesión feminizada. El verso de la vocación está muy relacionado con cuestiones de género, emparentado con el relato de la “madre sacrificada” cuyo trabajo como ama de casa no sólo no es es remunerado, sino que ni siquiera es reconocido como trabajo de verdad. Son trampas para explotar a las mujeres, mientras por otro lado se las idealiza de forma hipócrita.

  3. Munira Ali dice:

    excelente reflexion !!!!! totalmente compartible !!! el punto 10 me parece muuuuuuy importante !!!!!!

  4. Alejandra dice:

    Totalmnte de acuerdo, es más me molesta hasta en la fecha que salió a la luz lo de esta maestra…. justo antes de un paro general de la enseñanza,

  5. Nury dice:

    Totalmente de acuerdo. Aquí no se trata de ser vocacional, se habla de un caso de servilismo y pocas aspiraciones. Pero… como decía mi padre: “El cementerio está lleno de imprescindibles”. ¿Sabrá esta docente que cuando te jubilas ni las gracias te dan?

    • Mabel dice:

      Muy cierto Nury, si tus compañeros no te hacen una despedida y un regalito como recuerdo, pasarán inadvertidos todos tus años de trabajo, en mi caso 36

    • fernando dice:

      me parece lamentable, juzgar a una maestra por lo que la gran prensa nos quiere hacer ver, quien sabe si esta maestra no ha elevado notas reclamando por todo lo que tiene derecho, alguien sabe si es o no és afiliada a su sindicato? si hace los paros ?, parece que nada de eso importa, solo que por tener que ir “sacrificadamente” a su trabajo alcanzó para tratarla de servil, lindos compañeros de ruta que tiene esa maestra !!!

      • aparrella dice:

        Me parece lamentable atacar un artículo argumentando con ideas que en ningún ningún momento se nombran.
        En ningún momento se usa la palabra “servil”, ni ningún sinónimo. Le recomiendo urgente leer un diccionario.
        Aparte no entiende que el artículo trata sobre la construcción social de un concepto, no trata sobre la maestra.

  6. Silvia dice:

    Yo trabajo como maestra rural, pero pienso siempre en irme de esta profesión, me encanta enseñar, me deleito al enseñar, pero estamos en estas condiciones por sometimiento de los demás, a la prueba está cuando viene el inspector a la escuela y todo decimos que sí, para que no nos bajen la nota para poder estar en una u otra lista de aspirantes y así sucesivamente, somos siempre OBLIGADOS A…, de alguna manera, por eso comencé a forjar otro camino, no quiero que mi hija vea y continúe viviendo esto, de la pobre maestra sacrificada, amo enseñar pero quiero algo digno y no con un salario de miseria, me roban el trabajo, tengo que ser auxiliar de servicio también y muchas veces ver el desprecio que te hacen algunos niños de lo que tu les haces de comer, muchas cosas van en desmedro de esta profesión, no hay fuerzas para luchar, no se ve nuestro trabajo, porque hay docentes como la del ejemplo; otra, a nosotros los docentes no nos unen ni con la gotita, una tranca bien buena en la educación, que duela a los padres que de alguna manera viene a depositar a sus hijos a la escuela y no tienen ninguna clase de compromiso con la educación y después van a las escuelas a pegar y a insultar a los docentes.Un paro de brazoz caídos, estamos en las escuelas, ganamos el sueldo pero no los recibimos y punto para ver cuanto aguantan , pero tenemos que reunirnos, ponernos de acuerdo y muy firmes, por sobre todooooooooooooooo.

  7. Ana dice:

    Estamos tan atrasados en cuanto a la profesionalización de la carrera docente que ni siquiera estamos incluídos dentro de la caja profesional! Somos una extraña raza de serviles (sí, para servir) que año a año “subastan” nuestras horas de trabajo en las “elecciones de horas docentes” cual esclavos, entre otros destratos por parte del sistema. Si las autoridades no hacen ver a la sociedad que los BUENOS DOCENTES son esenciales para la formación de BUENOS CIUDADANOS la situación seguirá empeorando. Pero, claro, en el cuarto mundo solo interesa formar SERVILES VOCACIONALES (no olvidar que éste es un “país de servicios”), no ciudadanos responsables y con capacidad de crítica. Dentro de todo somos coherentes…….. Excelente artículo!

  8. Estimado compañero: Concuerdo en general. Y creo que es necesario poner estos temas en discusión en tiempos en que la política del Estado parece tender a analfabetizar a la población, a impulsos de unos préstamos internacionales que deberíamos rechazar. Siempre agredido por el tema, me he defendido versificando: https://fernandezdepalleja.wordpress.com/2014/10/18/decimas-politicas-sobre-la-educacion/
    Abrazo y nos vemos el lunes

    • Álvaro dice:

      Me encantó el artículo y estoy muy de acuerdo con que es necesario mejorar las condiciones laborales de los docentes así como la formación de los mismos. Pero hay algo que me llama la atención desde hace un tiempo y es aquella visión de que el gobierno actual pretenda analfabetizar a la población. No encuentro motivos para pensar una cosa así, si estos últimos gobiernos son los que más han invertido en educación y el actual va a aumentar el porcentaje del PBI destinado a la misma (quizá hasta lleguemos al anhelado 6%). Más aún, se acabo con el analfabetismo digital, por llamarlo de alguna manera, esencial para no quedarnos rezagados en plena era de la información. Por su puesto que de todos modos me pareció una vergüenza aquella posición del ahora ex presidente de la república (José Mujica) de que un docente lo mismo da la clase a la sombra de un árbol. Esa vez dejó un mensaje lamentable.

  9. Javier Calle dice:

    soy Profesor de Físca y Maestro. Coincido con el artículo y como dice un colega, la vocación es algo que inventamos los docentes para explicar como seguimos en un trabajo que paga tan poco.

  10. marga dice:

    totalmente de acuerdo con todo,pero creo que un profesional como un medico o docente sin vocacion no podria hacerlo , eso si ,no usar la vocacion para aceptar sueldos y condiciones miserables, como digo en el supermercado no puedo pagar con vocacion.

    • Irene Venini dice:

      Excelente reflexión. Yo recuerdo a Clemente Estable cuando dice: “Toda vocación comprende una aptitud; pero toda aptitud no implica vocación: la vocación es la aptitud más la pasión; es la aptitud con un halo de amor”. Y cuando me recibí creí tener todo: vocación y aptitud (que supuestamente me la daba una medalla al mérito y concurso de 60 puntos). Pero saben que? Llegué a la escuela y me dí cuenta que no estaba preparada para tratar con niños que necesitan asistente social, psicólogos, fonoaudiólogos, materiales adecuados, espacios físicos acordes, etc, etc, etc. No me sirvió de nada la vocación y la preparación del concurso. Por eso la educación está como está. Seguimos mintiéndonos. No basta sacrificio, vocación, ni siquiera una buena formación. La buena educación, tiene que ver con el compromiso social, compromiso que esta sociedad y su clase gobernante no lo tienen… Por tratar de ser una docente “sacrificada” y “comprometida” me enfermé emocionalmente. Y como consecuencia, no quiero volver a la escuela – ni vocación ni aptitud- me salvaron de la frustración que implica trabajar en el actual sistema educativo.

      • Martina dice:

        Lamento que sea asi, y que el magisterio pierda alguien valioso y capaz, este sistema es macabro, nefasto y sobre todo desestimulante, no el sistema exclusivamente, todo lo que lo circunda es lamentable,desde los roles extra que tenemos que cubrir, hasta todo lo demás,

  11. Alfredo Saez dice:

    Con la cuestión de la vocación y del “apostolado” chantajean al trabajador .Ademas los apostoles están medios cascados: En un ratito, el principal traicionó tres veces a su querido.
    charosaez@gmail.com

  12. mary mora dice:

    no entiendo x q se molestan x lo q hace esta maestra, no estamos en democracia y cada persona es libre d dar su opiniòn? no siempre las mayorìas tienen la razòn! acaso no està bueno q ademàs d profesional tenga vocaciòn? yo se q es verdad lo q hace xq es vecina, no tengo trato con ella pero se x los dueños del almacèn donde compra, q la contactaron con una biblioteca d shangrilà y le consiguieron libros, los niños felices! yo creo q habrìa q alegrarse y no enojarse, es mi humilde opiniòn!

    • aparrella dice:

      Señora Mary. Es cierto, la maestra es libre de hacer lo que quiere. Nadie está bregando por impedírselo. No es un artículo “contra” la maestra. El eje del artículo que escribí se trata de la actitud que tiene la sociedad en su conjunto para valorar o no una tarea, como lo es la tarea docente.
      Se antepone un concepto indefinido, o mejor dicho, definido por un imaginario, a la sistematización de la formación, que es lo que está demostrado que mejora los sistemas educativos.
      El problema es el discurso que repite (y glorifica) la sociedad, una y otra vez, que para la buena docencia se necesita vocación, como condición necesaria y suficiente. Esa hipótesis es la que, a mi jucio, es una de las que no nos permite, como sociedad, evolucionar a una mejor educación.
      Saludos

  13. GERARDO dice:

    NO ESTOY DE ACUERDO EN EL PERFIL DE ESTE ARTICULO, TRABAJE AÑOS EN INSTITUTO DE FORMACIÓN DOCENTE, HABÍA MUCHO QUE ESTABAN ALLÍ POR TENER UNA PROFESIÓN Y OTROS POR VOCACIÓN (QUE AMAN ESO), LOS OTROS SIEMPRE LA ESPECULACIÓN PRIMABA, SEGURO QUE PREFIERO PONERME EN LAS MANOS DE UNO QUE AME LO QUE HACE QUE EN OTROS QUE SON CASI MERCADERES DE SABERES,

    • aparrella dice:

      Gerardo, la distinción que trato de hacer en el artículo es entre “vocacion” y “profesionalización”. Un especulador como el que Ud describe no es profesional. Un “mercader de saberes” tampoco.
      Justamente, esa observación dicotómica “o tienen vocación o son mercaderes de saberes”, además de no corresponder a la realidad, conspira contra la mejora de la calidad docente
      Saludos

  14. Patricia dice:

    Excelente reflexión, sin desperdicio!!
    Comparto en su plenitud.

  15. lucia dice:

    Muy buenos argumentos, no sé si estaría de acuerdo con el punto 8; pero el resto impecable!!

  16. Jose dice:

    Hacen falta verdaderos cambios en la educación, para llevarla a lo que debe ser en el siglo XXI. Recuerdo que alguien trato de hacerlo, hace muy poco tiempo, pero fue frenado por la intransigencia de personas que trancan fuerte ante cualquier tipo de cambio al status quo, con ideas fantasiosas de tener la autoridad total y completa sobre la educación.

    De quien estoy hablando?

  17. Ma Fernanda dice:

    Excelente!!!!!Aunque con el punto 8 no estoy de acuerdo. Los primeros que debemos convencernos de nuestro profesionalismo somos nosotros, “Los docentes”.

    • Ana dice:

      Ma Fernanda, nos hemos convertido en seres sumisos por las constantes agresiones y desvaloraciones que hemos recibido durante años. Los bajos salarios, la inestabilidad laboral, la profesionalización no reconocida son, entre otros, indicadores de violencia por parte de las autoridades y -ahora- de la sociedad hacia los docentes. Es difícil cambiar las relaciones de sometimiento cualesquiera sean.

  18. shirley young dice:

    en total desacuerdo. y fundamento.
    la vocación tiene que ver con la una dramática compleja de construcción de nuestra subjetividad. quién soy, cómo soy y cuales caminos elijo para construirme ser social, político y etcs no creo que sea algo para despreciar.
    también tiene un significado que instituye un lugar valioso en la sociedad, y esto es debido a que las personas que trabajan en aquello que sienten como parte integral de su ser, (que se construye, desarrolla y reconstruye a lo largo de la vida) sin duda tienen un plus motivacional para reflexionar, experimentar, cuestionar y crear.
    Por otro lado, se coloca una dicotomía entre vocaciòn y profesionalidad. aparece vocaciòn como abnegación, y esto por lo menos es sesgado, es muy cristiano. el docente no nace docente, se construye (Nadie nos hace) desde encuentros significativos con nosotros mismos y la otredad. No es sólo y unicamente saber técnico – aunque esto es fundamental – también tiene que ver con experiencias, con el oficio de trabajador del pensamiento, con el intercambio, con el arte de la comprensiòn y la participación en la territorialidad de lo humano. En este artículo en cambio se da relevancia superlativa al rendimiento en función de lo medible o sea en términos de mercado, o sea, se valora el potencial técnico únicamente y esto es altamente peligroso porque lleva a una concepciòn de docente como aplicador de políticas, de técnicas, de instrumentos, y no como constructor crítico de la enseñanza y del aprendizaje de los alumnos, de si mismo, de sus pares y de la comunidad. (de esto ni se habla)
    Se maneja la concepciòn de docente profesional desde parámetros donde lo no dicho aparece entre líneas ( eficiencia -medible- eficacia -medible- éxitoso – medible- señalando como norte a seguir los parametros de los rankings internacionales armados por las agencias globalizadas del neoliberalismo… en fin.
    la ascepcia no existe. si se promueve no es en forma ingenua. un docente que no tiene saberes técnicos no es un buen docente, un docente sin vocaciòn construida o en construcciòn no es un buen docente porque la ética docente requiere de ambos para poder reflexionar, ser crítico, y construir con otros.
    Por último, se toma una entrevista televisiva y se cuestiona una docente sin ninguna consideraciòn, esto es por lo menos un golpe bajo. No quejarse no quiere decir resignarse. luchar para algunos no es sinonimo de queja, es sinonimo de constituirse colectivamente para transformar desde y junto a otros que están cerca y muchas veces ni los vemos ni los escuchamos en aras de la supuesta “profesionalidad” en este sentido, entiendo lamentable el oportunismo.
    lo último, si los buenos docentes existen en funciòn del pago justo, entonces hace muchas décadas no hay ninguno segun este autor que no firma. y yo no estoy de acuerdo. creo que debemos pelear por un salario justo y condiciones de una mejor escuela, por ser mejores docentes pero la verdad, verdad, no quiero ser un “profesional” en los términos que plantea este sr. anónimo

    • aparrella dice:

      Para empezar a responderle Ud debería considerar algunas cosas:
      1- Este artículo NO ES ANONIMO está en mi blog personal, y una buena parte de mi trabajo como profesional y mis opiniones sobre la educación las puede leer en otros post.
      Se ve que Ud no conoce lo que es un blog personal.
      2- Permito comentarios sin filtrado previo, porque aprendo de las diferentes visiones y no rehuyo al debate.
      3- Ud puede discrepar, pero no puede agredir. Decir que el artículo es un “golpe bajo” a la docente es una agresión a mi persona, y además da la impresión de que Ud no entendió el artículo. En otra parte dice que desprecio la construcción de quienes se sienten vocacionales. Disculpe, pero Ud debe entender que mis argumentos son contra la construcción del relato sobre la vocación docente, que efectivamente se construye como sinónimo de abnegación. Esto es la segunda vez que lo aclaro en los comentarios. Obviamente, Ud no los leyó.
      4- Decir que lo medible y evaluable es sinónimo de educación tecnocrática al servicio del mercado es un absoluto DISPARATE. Si Ud asocia la evaluación y la medición a la visión tecnocrática de la educación, ni siquiera ha leído a Libáneo, a Camilloni a Litwin, solo por nombrar a autores de la región.

      • shirley young dice:

        1. Celebro haber encontrado el autor. En la virtualidad el anonimato es una condición posible y frecuente. yo firmo con nombre y apellido.
        2. Realicé una respuesta con fundamento teórico a este artículo que circula en las redes, y por deferencia copié mi opinión aquí.
        3. No agredo, califico. Si usted expresa que ” la actitud de “no queja” de la maestra como con el relato de la vocación que los comentarios de la noticia ayudaban a construir. Para mi no es un ejemplo ni un modelo a seguir. Es más, me llevó a pensar que construir un relato donde se asocie la “buena docencia” a la vocación es muy perjudicial para la sociedad”, yo entiendo que usa un episodio mediático donde una escuela rural cumplía años, de donde surge la entrevista de la docente ; de la que usted dice que no es ejemplo ni modelo a seguir y que la “no queja” de la maestra es el fundamento de un relato social. .. en fin, o esta mal expresado o tenemos un problema ético. Sostengo.para mí, es un golpe bajo, por más dudas releer su propio punto 10 que dice: “La maestra les esta dando un ejemplo de resignación, de sumisión, de aceptación de lo que no debe ser. La maestra (y todos los docentes) si queremos trabajar por una sociedad que tenga fuerzas para cambiar aquello que no está bien, debemos dar el ejemplo. Elevar una carta a su jerarquía inmediata, si ella no responde seguir la via jerárquica, que seguramente se van a encontrar soluciones. Plantear el problema a los padres, que seguramente se les ocurrirá una solución provisional mientras llega la solución oficial”. Y la verdad, no entiendo. no resignarse es dirigir memos siguiendo la vía jerárquica? mmm, en fin.
        y sobre Finlandia le dejo la siguiente información porque no brindar la mirada académica es abusar de la ignorancia ajena.
        El decano de la Facultad de Educación de la Universidad de Helsinki Javi Lavonen, “Sintetiza el tema de los maestros apuntando que “escogemos a los mejores, y les formamos bien. Además, la sociedad confía en los maestros, ellos se sienten apoyados porque se les valora, tienen autonomía, en Finlandia ni siquiera existe la inspección educativa (…) Además, no tenemos escuelas privadas, todas las escuelas son públicas y de alta calidad, y contamos con recursos suficientes para la educación”.

        El decano finés apunta como “imprescindible” una amplia formación moral y ética a los maestros en tanto “son un ejemplo social” en el país. Enfatiza además la necesidad “crucial de justicia social” para obtener resultados positivos. “En Finlandia hay pocos alumnos con resultados bajos y el origen social pesa menos que en la mayoría de países para tener éxito educativo”, explica, recordando que “en primaria, todos los alumnos tienen los libros gratis, la comida en el centro gratis y el transporte gratis. En la secundaria, en cambio, los libros no son gratuitos, pero contamos con buenas bibliotecas. La universidad también es gratuita, tanto los grados como los masters, no existen tasas. Esto es así porque creemos en la equidad”
        http://www.lr21.com.uy/mundo/1219467-jari-lavonen-ninos-deben-jugar-no-ir-a-la-escuela

        4. NO. la evaluación hace mucho que no significa medición. Es una lectura, teórica y políticamente informada. la apología que hace usted de la medición y la profesionalización, entendidos como acépticos y valiosos en sí y ante sí, es lo que me lleva a afirmar lo que afirmo.
        mi posición ética se adhiere a las palabras de Gabriel Celaya
        …” Maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales, que lavándose las manos se desentienden y evaden. Maldigo la poesía de quién no toma partido, partido hasta mancharse.”………. https://www.youtube.com/watch?v=F_XK8_pDfGw

      • aparrella dice:

        1- Su frase sobre el “golpe bajo” es una agresión a mi persona, porque implica que yo actúo de manera artera, traicionera. Yo lo hago frontalmente, expresando que estoy en desacuerdo. Ud lo copio textual: “estoy en franco y total desacuerdo”. Estar en desacuerdo, con una actitud y con el relato social no es agredir.
        Lea bien el párrafo entero: Los conceptos que se manejan son dos: la actitud de “no queja” y el relato social. Estos son los modelos con los que discrepo. ¿Dónde está el problema ético? ¿Estar en desacuerdo con una actitud es un “golpe bajo”?
        2- En su exposicion sobre Finlandia, no se nombra la palabra VOCACION. Se menciona la “formación moral y ética”, que por supuesto comparto. Esta formación es PARTE DE la formación docente, por lo pronto parte de ser profesional. Dice el decano que son “ejemplo social”, y para eso se les FORMA. No son ejemplo social ANTES de entrar a la carrera, como es lo que se construye con el relato sobre la vocación.
        3- Seguir la via jerárquica es la manera protocolar, por ende ajustada a derecho (y que además da resultado) que tenemos los profesionales de la educación. No es con piquetes ni quemando llantas que se solucionan las cosas. Es sólo un ejemplo. Si quiere leer otros, le recomiendo leer el libro de Alejandro Spiegel “Planificando clases interesantes” donde presenta el concepto de docente compositor, el cual adhiero.
        4- Ud infiere (otra vez) que medición y profesionalización son sinónimos de ascepcia ideológica. En particular de asociarlos a un modelo tecnocrático. Y cae (otra vez) en un error. Le repito, teóricos de varias corrientes miden resultados. La medición es parte de la información. Y la información es esencial para tomar decisiones. Medir y evaluar per se no son determinantes ideológicos.

    • Cesar dice:

      Genio, comparto al cien por cien.

  19. Hay aspectos que comparto y otros que no comparto. Que los docentes debemos ser PROFESIONALES, en eso totalmente de acuerdo y PROFESIONALES, no como algunos pretenden “trabajadores de la educación”. Ser profesional es serlo en todo momento, en cada lugar, saber, estudiar, conocer y hacerse respetar. Ser profesional es serlo desde la presencia, en la calle, en el club, en el aula. Pero para ser un buen profesional alcanza con saber, aprender, informarse. Pero para ser un MUY BUEN profesional, hay que agregarle la vocación, sin ese compenente espiritual se puede caer en un concepto mercantilista de la educación, como sucede con la medicina. De acuerdo que hay que ser profesional, incluso para reclamar por el sueldo, cuando se habla con la prensa, cuando se habla con otros profesionales. Pero insisto, a todo eso hay que agregarle la VOCACIÓN, para darse cuenta que atendemos PERSONAS y no estudiantes o alumno. No comparto distinguido colega su visión de esa maestra que no es ejemplo de nada, me parece que tiene hasta un tono de irrespetuoso. Lo de maestros vagos o haraganes la población no lo piensa por oposición a los vocacionales. lo piensa porque los propios Maestros y aún más los propios Profesores, les dan argumentos,y argumentos muy fuertes para tener tal opinión. Atte Maestro Enrique J. Marrero. También soy docente de secundaria

    • aparrella dice:

      Mtro Marrero, un par de cosas para conversar.
      1- Cuando Ud observa el siguiente hecho; “para darse cuenta que atendemos PERSONAS y no estudiantes o alumno”, creo entender que para Ud, la vocación es el elemento que el docente pone en juego. Yo creo que esa actitud (la cual compartimos que es una actitud deseable -y exigible- en los docentes) en las clases no es por vocación, sino que es PARTE DE la profesionalización. Mi argumento, es que si fuera por vocación, sería un elemento que el docente traería a priori de su formación. Yo he observado empíricamente que esa actitud docente también se aprende, no como asignatura curricular, pero se aprende durante la formación.
      De todos modos, lo bueno de la democracia y de la libertad es el pensamiento múltiple y no homogéneo.
      2- Vuelvo a aclarar una vez más. que el artículo no es “contra” la maestra, sino con la construcción social del relato sobre la vocación como condición sine qua non para ser buen docente. Yo no escribí que la maestra sea ejemplo “de nada”, como Ud dice. Si lee con detenimiento, el párrafo completo verá que hace referencia, por un lado a la actitud de “no queja” y por otro a los comentarios de la noticia, Escribi que no es un ejemplo ni un modelo a seguir, en lo relacionado con la noticia. Ud lo interpreta como un tono irrespetuoso, yo creo que no lo es.
      Saludos

  20. mingo dice:

    “Yo estoy en FRANCO Y TOTAL DESACUERDO, tanto con la actitud de “no queja” de la maestra como con el relato de la vocación que los comentarios de la noticia ayudaban a construir. Para mi no es un ejemplo ni un modelo a seguir. Es más, me llevó a pensar que construir un relato donde se asocie la “buena docencia” a la vocación es muy perjudicial para la sociedad”. ¿esto es o no es una agresión y un insulto escrito por USTED?, es obvio que USTED se retiere a la maestra y me extraña que haya maestr@s que estén de acuerdo con este insulto gratuito

    • aparrella dice:

      ¿Decir que no estoy de acuerdo con una actitud de una persona es un insulto? ¿Decir que no estoy de acuerdo con un relato que se construye socialmente es un insulto?
      Del diccionario de la Real Academia Española, http://www.rae.es/ insultar es “Ofender a alguien provocándolo e irritándolo con palabras o acciones.”
      Si Ud equipara estar en “franco y total desacuerdo” con una ofensa, o un insulto gratuito, entonces asocia toda discrepancia a un insulto. Alla Ud.

  21. “Vocación”, viene de “vocare”, llamar, llamado… Es una inclinación innata a vivir de determinada manera o a desarrollar una profesión. Es el comienzo, que lleva a algunos a ingresar a un Instituto de Formación para profesionalizarse. No son opuestos. Vaz Ferreira nos seguiría enseñando sobre sofismas de falsa oposición. Supongamos que un chico se siente interesado por la vida de los pilotos. ¿Ya le entregamos un avión para volar?. Vocación + preparación profesional… ¡Ambas!

  22. Xixi Molinari dice:

    Comparto este artículo, mis dos hermanas son maestra y profesora de secundaria respectivamente y son muy buenas profesionales que se preocupan por prepararse en forma constante, las veo y las admiro, yo estudié antropología en la UdelaR y hace un tiempo descubrí que también quería ser docente, me encantaría estudiar para ser profesora de física y bueno recibo opiniones varias al respecto, leo, me informo, investigo, muchas veces asisto a las clases de amigos docentes o de mi hermana para estar en aula y ver cómo es, nunca asistí a un aula de física, sólo de literatura, que es la disciplina que imparten mis amigos, pero bueno. He leído varias entradas en este blog y todas me llevan a querer formarme como docente, tengo este año para seguir evalúandolo, es más, llegué a este blog buscando e investigando acerca de la docencia en física! Muchas Gracias.

  23. mabel alonso dice:

    excelente reflexión, totalmente de acuerdo…

  24. Yenny dice:

    Solamente tengo algo para decir, soy docente hace solamente 4 años, luche por una efectividad que conseguí hace 3 y la cual me implica casi 6hs de viaje ida y vuelta por dia, trabajando 4hs. Sacrificado si, vocacional no. Se dificulta a veces seguir el ritmo de otras compañeras al tener tantas hs y ademas una familia (no me justifico, ya que todas las tenemos), cuando trate de trasladarme o permutar mi cargo no lo pude hacer porque las reglamentaciones no me lo permiten. Yo creo que antes de hablar de una compañera o de lo que un diario dice de una compañera tenemos que analizar sobre que reglamentaciones estamos parados y si esta compañera lo hace por sumisa o vocacional o porque es lo que “le toco” dentro de la vorágine de las efectividades

  25. Açai dice:

    En principio se puede estar, en general, de acuerdo con lo expresado pero no son únicamente los maestros los desheredados de este sistema injusto, desigual y esclavista. Mayormente no se habla del obrero, la base fundamental de la piramide laboral de cualquier sociedad, es como si no solo no existiese, si no que fuese explotado con derechos de todos los que supuestamente siguen en ascensiòn en esa piràmide.
    No importa si es calificado o no, ni siquiera si es profesional universitario devenido en tècnico o simplemente operario. No interesa cual sea tu profesiòn, algo asi como: si es manual, sos un despojo social con derecho a ser despojado.
    Cuidado con el clasismo, es mas dado e injusto entre los pares que entre los déspotas poderosos que manipulan este mundo utilizàndonos a su favor y unos contra otros.

  26. Excelente reflexión!! Ojalá cuando en una sala me quejé de las condiciones de trabajo en un local liceal y la subdirectora me contestó “Es la vocación que elegiste, si no te gusta renunciá!” hubiera tenido estos argumentos frescos para retrucarle! Que ninguno de nosotros merece el destrato y el abuso al que día a día vamos cediendo y acostumbrándonos a que “así es la docencia, sacrificio y más sacrificio”. Que nuestros alumnos lo saben, que estamos mal pagos, mal dormidos, a las corridas y estrenados, entre las presiones de directores e inspectores y las críticas y amenazas de los padres y por todo eso ya en lugar de respetarnos nuestros alumnos nos tienen lástima y se burlan de nosotros!

  27. […] empezar, los lectores saben de mi postura respecto al concepto de vocación. Pero además, en el mundo, se sabe que los que hoy tienen 20 años, tendrán una media de 4 o 5 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s