Reclamo por la forma del reclamo

Publicado: 7 septiembre 2015 en Debate, Personales

Ahora parece que las aguas comienzan a calmarse. Una semana en que quedaron los ecos del tsunami de agosto, en el que la esencialidad y el dinero para la educación pública estuvieron en el centro del debate, mediados por declaraciones, negociaciones, marchas, ocupaciones y gente opinando.

Ahora, con una semana de distancia quiero plantear mi reclamo por la forma del reclamo. Y en esto me sumo a Celsa Puente, la Directora de Secundaria, cuando dijo:

No acepto la defensa de la educación con expresiones de mala educación especialmente por parte de quienes tienen que dar el ejemplo. “Un docente también enseña cuando lucha” decía una de las pancartas y yo agregaría que también enseña en el modo en que establece esa lucha. La lucha no significa el desconocimiento del otro, su inhabilitación, el insulto o la grosería. La lucha debe hacerse con argumentos, construyendo con solidez modos dignos de expresarse. No acepto la defensa de la educación con expresiones de mala educación especialmente por parte de quienes tienen que dar el ejemplo”. Ver nota completa aquí

Y lo comparto porque se observó una manifestación de educadores increpando al Vicepresidente de la República. Que me podrá gustar o no, ese no es el problema, pero si se acerca a conversar, no se le puede responder a los gritos. Y no me gusta la actitud de la Ministra, ni su defensa del decreto de la esencialidad, pero menos me gusta que le pinturrajeen la puerta de la casa (además ¡con errores ortográficos! ¡por Diossss!)). Por más que no hayan sido gremialistas los autores de estas pintadas, es el formato general del reclamo (esos sí fomentados por algunos gremios) el que da pie a estas cosas.

Y tampoco me parece de docente profesional la pintada de la fachada del Cerp del Este, hecha por el centro de estudiantes (Cepes). Estropean el edificio público reclamando por más dinero para mejorar las instalaciones educativas. Algo anda mal. Muy mal.

20150901_175410

La cuestión de fondo: ¿trabajadores o profesionales?

Esta creo que es la pregunta que subyace al problema. ¿Cómo nos identificamos los docentes uruguayos? ¿Como trabajadores o como profesionales? Yo no veo a colectivos médicos, ingenieros, abogados u otras profesiones de carácter universitario reclamar a ritmo de bombo peronista y enchastrando la ciudad con pintadas. Si nos identificamos como profesionales, debemos actuar como tales en todos los ámbitos. En las negociaciones y en los reclamos también. Y si nos consideramos meros trabajadores de la educación, no podremos reclamar injerencia seria en el diseño de las políticas educativas, de mismo modo que los obreros de una fábrica no tienen injerencia en el plan de negocios de la misma.

Cómo nos identifiquemos a nosotros mismos, será un insumo para la forma que luego la sociedad nos conceptualice.

Yo me sumo a la visión que se tiene de la docencia en los países desarrollados. Aunque viva en uno que no lo es. Somos profesionales. Debemos demostrarlo dentro del aula, y como colectivo también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s