¿A qué precio se puede lograr el 1° lugar en la prueba PISA de ciencias?

Publicado: 10 agosto 2014 en Debate, PISA, Políticas de enseñanza

En nuestro país, el diario El Observador en diciembre de 2013 publicó una serie de artículos donde argumentaba contra el sistema publico de educación uruguayo, basado en el resultado de las pruebas PISA de 2012. En este artículo (LINK AQUI), planteaba la diferencia entre una clase en China y una en Uruguay. En un interactivo, muestran las diferencias de puntaje entre ambos países.

Ciencias:   China 613 vs  409 Uruguay

Lectura:   China 570 vs  411 Uruguay

Matemática:   China 580  vs  416 Uruguay

Observe las imágenes que usaron en el artículo. Los muchachos chinos tienen sobre su mesa alrededor de 10 libros cada uno. Los uruguayos apenas si su cuaderno. Ambos grupos están pasivamente atendiendo al docente. No se observan trabajos en grupo u otro tipo de dinámicas para las actividades, tampoco gestos de indisciplina. Entonces, la comparación sugiere que está en la “cantidad” que estudian. ¿Estarán motivados y los uruguayos no? ¿Serán exigidos con firmeza y por eso estudian -y aprenden- más?. Esa comparación no nos lo dice. Solo que hay más materiales de lectura. Por otro lado, la cantidad de libros es inabarcable (para la lectura durante una clase y hasta para ordenarlos en un pupitre!)

¿Habrá información sobre el sistema educativo chino para poder profundizar el análisis?

En el siguiente artículo LINK de El País de Madrid explica algunos puntos. La diferencia de puntajes implica una ventaja de más de tres años de escolarización. Es un tiempo que los adolescentes se ocupan únicamente del estudio, aumentando la presión a medida que se acerca la hora del Gaokao: el temido examen de selección para la universidad.

Un día rutinario de un adolescente, implica empezar la jornada 7:30 de la mañana, volver a su casa a las 16, y seguir estudiando hasta las 22:00. No hay tiempo para la socialización, para actividades de grupos, para la solidaridad con los demás, para la escucha mutua, para la reflexión. Cita el artículo palabras de Xu Anqi, profesor de Sociología de la Universidad de Fudan: “Es evidente que los resultados son muy positivos, pero también es cierto que la presión y la competitividad a la que están sometidos los alumnos desde muy pequeños pueden tener efectos negativos en su socialización y en su desarrollo humano, apartados que no analiza el informe PISA”.

Además, los alumnos rezagados necesitan clases de apoyo, que luego de las 16;00 siguen hasta las 20;00 o 21:00. De lunes a sábado. En muchos países hay leyes para las 8 horas de trabajo de cualquier trabajador. Y son leyes indiscutibles. A estos niños se les exige muchísimo más que a los adultos. ¿Es justo, sólo por el hecho de rankear mejor, ya sea individual o colectivamente? 

El desarrollo humano

El desarrollo humano ¿no debería ser uno de los axiomas de cualquier política educativa?. Y si lo es, no tiene que ser reducido a que los adolescentes terminen un ciclo educativo. China tiene números que impresionan: el 99,8% de los alumnos menores de 15 años van a clase. ¿Es garantía de desarrollo humano? La presión excesiva a los niños chinos, en virtud de la competencia cuyo punto cúlmine es el Gaokao, generó por ejemplo que el 17% de los alumnos del secundario de Foshan hubieran pensado en la posibilidad del suicidio. Entonces, no todos son puntajes y rankings cuando de desarrollo humano se trata.

En otro artículo LINK AQUI se plantea que la competitividad comienza desde los primeros años de la infancia. El 87%  de las familias exigen a su hijo una, dos o tres “barras rojas”, pequeños distintivos de plástico que cuelgan del uniforme. “Una barra roja distingue al líder del grupo; el que tiene dos es el paladín de la clase; y el que luce tres reina sobre todo su curso “Creemos que es una motivación extra para que los alumnos se esfuercen, un premio a su trabajo” ”  explica la maestra Tong Yulei. Esa competitividad feroz presente en todo el tiempo, ¿a quién le sirve? ¿Los niños crecen felices? ¿Se desarrollan en todos sus potenciales?

La política oficial de asignar más recursos a unos institutos secundarios que a otros, para fomentar la competencia, también es parte de la ecuación. Allí van sólo los mejores alumnos. Entonces, antes del Gaokao, está la presión del Zhongkao, la prueba que determina a qué instituto secundario irá cada adolescente. Un maravilloso video hecho por una muchacha china ilustra en 16 minutos todas las palabras anteriores. Tómese el tiempo.

Terminando

¿Hay solo dos opciones posibles? ¿Es únicamente entre la baja calidad educativa o la competitividad feroz? Creo que no. El debate debe ser más amplio y debe superarse la discusión meramente estadística y de rankings, como lo plantean los políticos y los periodistas. Educar implica ayudar a crecer al otro. Qué significa esto último es algo que debemos ir construyendo colectivamente. Y en una sociedad con libertad y democracia, es una construcción sin fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s