Formato de la prueba PISA y la relación con las evaluaciones habituales en secundaria

Publicado: 9 agosto 2014 en Debate, Enseñanza de la Física, PISA, Políticas de enseñanza

Cuando se presentan los resultados de las pruebas PISA, todos los países (o casi) se ven inundados de discursos apocalípticos, de boca de periodistas y políticos sobre lo mal que marcha la educación. Las pruebas PISA son un insumo importante. No es el único, y además, no se le saca el provecho que tiene un análisis detallado de las mismas. A la luz pública salen análisis muy superficiales, donde se buscan captar más votos en las elecciones que buscar soluciones genuinas.

La duración de la Prueba Pisa (ciencia, matemáticas y lectura) es de dos horas. Ahora, desde hace más de una década ha habido sistemáticamente un discurso para ir quitando importancia en la evaluación de los alumnos los instrumentos escritos. Desde algunos discursos pedagógicos y desde algunas pautas de inspección, se indicaba que los escritos debían tener cada vez menos incidencia en la evaluación de los estudiantes. Y esos escritos, debían ser cada vez más cortos (en lo posible de una clase -40 min-) Entonces, nuestros estudiantes no están acostumbrados a contestar preguntas durante dos horas reloj. ¡Es el triple del tiempo que le dedican a una evaluación en cualquier asignatura!. Es esperable que el alumno frente a la prueba PISA se canse, abandone, pierda concentración. No está acostumbrado a una tarea de esa duración.

stop-watch-396862_640

El otro punto de este post tiene que ver con su formato. Los ejercicios combinan las preguntas de múltiple opción con otras en las que los alumnos deben redactar sus propias respuestas, pero veamos cómo son:

Unaa pregunta liberada de ciencias de Pisa 2006, denominada “Capturar al asesino” tiene el siguiente formato: Hay que leer un texto de 293 palabras, una imagen ilustrativa. Consta de dos preguntas de múltiple opción, de 4 opciones cada una, donde cada opción es a su vez una oracion.

Si observamos las modalidades de evaluación de ciencias que se han realizado históricamente en el Uruguay, vemos que cada consigna, cuenta en el orden de las 40 o 50 palabras. Y la razón es esencial: para realizar un buen item de evaluacion como los que presenta PISA se requiere de un proceso de cosntruccion que involucra pretest, varias personas involucradas, y mucho dinero. No es la coyuntura de un docente a la hora de plantear una evaluación a sus alumnos.

Por otro lado, desde la reforma de Rama se comenzó a hacer hincapié en textos “aireados”, esto es, con pocos párrafos, con preguntas de respuesta directa, y de escasa elaboración. Sumado a eso, la falsa idea que un texto para ser “atractivo al estudiante” debe tener “muchas imágenes y poco texto porque es así como se comunican los jóvenes de hoy”. Esa idea disparatada de restarle importancia a la lectura y a la escritura ha hecho disminuir otras capacidades académicas de los estudiantes. Y se volvió un circulo vicioso.

book-408302_640

Quiero aclarar que sería profundamente injusto cargar las tintas en las maestras o los profesores de Idioma Español. Es un problema transversal a todas las asignaturas. Esa transformación de los tipos de texto usados en clase, donde priman las imágenes y las infografías en desmedro de los relatos se dio en todas las áreas. Es responsabilidad de todos.

Esa falta de incentivo a la lectura, juega un rol muy importante a la hora en que los estudiantes tengan que responder una pregunta PISA como la descrita. Muchos no llegan a leerla porque les parece muy larga. Y no porque realmente lo sea, sino porque no están acostumbrados, ni incentivados a leer.

Es necesario un proyecto de fortalecimiento de la lectura, desde niños hasta la universidad. Pero no debe ser saboteado repitiendo ideas facilistas y “marketineras” sobre lo atractivo o no atractivo que puede ser la lectura, el audiovisual o el formato digital para los jóvenes . Esa no es la discusión. Es nuestro deber como sociedad adulta (más allá de los docentes) potenciar la lectura. No hacerlo es una omisión gravísima

Acá hay dos encrucijadas: ¿Más lectura o textos cortos? ¿Evaluaciones escritas cortas o de dos horas? Son excluyentes, y ambos discursos conviven hoy en Uruguay. Si no debatimos y tomamos un rumbo, nos quedaremos siempre penando por lo fuimos y hoy no somos.

PD:  ¿Llegó leyendo hasta acá? Gracias! Son varios cientos de palabras en un formato digital…todo un reto terminar de leerlo😉

Fuente de las imágenes: pixabay.com

comentarios
  1. Totalmente de acuerdo, master!! Además habría que agregar que el diseño de las pruebas PISA es en base a competencias (que no excluyen contenidos, pero implican saber utlizarlos adecuadamente) y nuestros cursos siguen articulándose en base a contenidos.

  2. […] Marcelo Berruti en Formato de la prueba PISA y la relación con las evaluaciones habituales en secundaria […]

  3. claudia centanino dice:

    Totalmente de acuerdo!
    Una vez un alumno me dijo que quería inventar un libro todo de figuras chiquitas en vez de palabras (tenía problemas para leer y comprender lo que leía) pero más curioso aún es que todos sus compañeros quedaron fascinados con la idea!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s