Investigaciones y clases expositivas

Publicado: 8 agosto 2014 en Debate, Enseñanza de la Física, P.E.R. (Physics Educ. Research), Políticas de enseñanza

Carl Wieman, premio Nobel de Física 2001, se ha dedicado en la última década al campo de la enseñanza de las ciencias, llegando a ser asesor del Presidente Obama en enseñanza en el campo STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática). En la revista Scientific Américan (LINK AQUI) publicó un artículo donde enfatiza en los siguientes resultados de las investigaciones: los estudiantes de ciencia aprenden menos cuando se espera de ellos que escuchen pasivamente.

El título es “Stop lecturing me!” (No me des más clases expositivas!). La evidencia empírica es consistente: por más que el profesor busque alternativas a su discurso, si la matriz de la clase es en base a la exposición los alumnos aprenden muy poco. Por otro lado, cientos de estudios sobre métodos alternativos (activos) de aprendizaje muestran mucha mejoría en los aprendizajes. El común denominador de estas clases es que en lugar de escuchar pasivamente, los estudiantes están en clase contestando preguntas o resolviendo y discutiendo la solución de problemas. El profesor planifica las clases para que el tiempo sea invertido en eso.

El ejemplo de Eric Mazur, con Peer Instruction es el más conocido en Física. Otros, como Just-in-time, o Ranking Task Excersises, o los modelos basados en MBL (Microcomputer Based Lab) también muestran mejores resultados.

university-105709_640

Clase expositiva en la universidad.

Fuente: pixabay.com

Con tanta evidencia empírica, Wieman se pregunta, por qué estos métodos se usan muy poco en las clases universitarias? (que es el ámbito en que hay más estudios terminados). Plantea algunas razones.

La primera es el hábito (aprendimos en este tipo de clases y repetimos el modelo de enseñanza del que fuimos alumnos). Inclusive llega a la raíz de la clase expositiva: es un modelo que nace en la era pre-imprenta, donde el “recitado” de la clase era el único modo de transmitir el conocimiento. Termina diciendo que los métodos de enseñanza no se han adaptado aún al invento de la imprenta!.

La segunda, (que personalmente creo que es la más fuerte) es el convencimiento  que tenemos de que una persona puede aprender con sólo escuchar al docente. Si bien puede ser cierto para aprender cosas básicas (como cual pedal de un auto es el freno o el acelerador), no lo es para aprender sobre ciencia, su método y sus conceptos.

Además de las dos razones anteriores, Wieman habla de la falta de incentivos para hacerlo. Y yo agrego una más para estas latitudes: la investigación de estos aspectos en la enseñanza de la ciencia está publicada en inglés. Y no está traducida. Los resultados comenzaron a publicarse hace más de una década, pero no son conocidos por no estar en castellano.

comentarios
  1. guzmán dice:

    Totalmente de acuerdo con tu tercer aporte. Firma: ¡un profe que intenta no ser expositivo y a veces lo logra!

  2. Estamos en crisis, por ello en medio de la necesidad de inventiva. No queda otra muchachos, a dejar el librito al hablar con los niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s