Ciencia Uruguaya

Publicado: 29 julio 2012 en Divulgación científica, Recomendaciones

En el correr de este mes se publicó el libro Ciencia.uy, de Ungerfeld y García, que recopila 28 entrevistas realizadas a 31 investigadores uruguayos, que desarrollan su trabajo en Uruguay, tanto en las universidades como en otros sitios. Este post está dirigido a todos los interesados en tener un panorama claro del estado de la ciencia en el Uruguay.

Hace unos años, el matemático argentino Adrián Paenza comenzó a desarrollar un programa de televisión que se llamaba “Científicos Industria Argentina”, donde comunicaba lo que hacían los diferentes científicos de la argentina en diferentes campos del conocimiento. Cuando lo veía, siempre pensaba que sería interesante que los uruguayos difundiéramos el trabajo de los investigadores nuestros. En estos últimos años, han comenzado a observarse más eventos de difusión del trabajo científico uruguayo, y este libro, aparece para amplificar las voces de los propios investigadores.

Algunas preguntas atraviesan el libro, así como atraviesan a todos los interesados en leerlo ¿Se puede vivir de la investigación en el Uruguay? ¿Lo que estudian incide para mejorar en la vida de los uruguayos? ¿Qué debe hacerse para dedicarse a la investigación científica?.

Algunas respuestas coinciden en ubicar la creacion de la ANII como mojón fundamental en el posicionamiento de la investigación en el escenario nacional, por el aceitamiento de los sistemas de financiación a las investigaciones, más allá de reconocer que existen aspectos a mejorar.

Biólogos, veterinarios, filósofos, matemáticos, informáticos, químicos y de muchas otras áreas del conocimiento, plantean sus visiones de lo que investigan, y de la investigación científica nacional. Al leerlo, solidificamos la idea de lo importante que es la producción de conocimiento genuino, original, para la vida social y económica de un país. Como los resultados de las investigaciones no se ven tan rápido como cuando se arregla una calle o se construye un puente, algunos tienden a dudar de la eficacia de invertir en investigación. Sin embargo, los países con mejores índices de desarrollo, como Finlandia (recurrentemente nombrado por los buenos resultados en las pruebas PISA) invierte cerca del 3,5% de su PIB en I+D (sigla para nombrar a la Investigación y Desarrollo). Recorriendo las páginas del libro, los propios investigadores cuentan el impacto de sus estudios en las áreas en que se desempeñan, y, por lo pronto, trascienden rápidamente las paredes de los laboratorios y las universidades en las que se llevan a cabo.
Es coincidente en los investigadores entrevistados, dos mensajes. Uno, profundamente alentador: se puede vivir de la investigación, y como dice Iván Jachmanián (pág. 192) “Decir que en Uruguay no se puede investigar, hay que estar muy por fuera o ser extremadamente pesimista“. Y el otro, sobre la importancia para la formación del investigador, de salir al exterior a estudiar, un posgrado o una pasantía, para relacionarse con otros centros de investigación en el mundo.
Además de los interesados en saber “en que anda” la investigación uruguaya, es un libro que los estudiantes del liceo, que están definiendo que es lo que quieren hacer al terminar 6to, podrían leer para adentrarse un poco más en el mundo fascinante de estar en las fronteras del conocimiento. Y dentro de las fronteras nacionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s