Buenas chances

Publicado: 3 julio 2012 en Recomendaciones

El propósito de este post, es recomendar la lectura del libro“Matemáticamente tenemos chance” del Dr. Omar Gil, matemático de la Udelar. (Editorial Fin de Siglo, 2011).

A medida que avanza el relato, el protagonista (tan real y tan ficticio como Huckleberry Finn o Tom Sawyer) va progresivamenta pasando de un relato de sus aconteceres como profesor invitado en Madrid, y, con la excusa de que un colega y amigo lo invita a dictar un curso en la Universidad de esa ciudad, va exponiendo distintos tópicos y probemas actuales de la matemática, explicados en un entorno de problemas cotidianos.

Las páginas van entretejiendo los pensamientos del matemático, las explicaciones de los temas, hasta llegar a discusiones francas y profundas sobre la educación matemática en en Uruguay. Si bien en la contratapa se indica que la lectura “puede abordarse linealmente o recorriendo cada uno de sus capítulos en forma independiente del resto”, la lectura lineal, proporciona una visión adicional, esta sensación de tejido progresivo que relatamos anteriormente.

En el capítulo 20 el personaje se aparta de sus avateres madrileños, y desaparece, por un rato para mostrar una fotografía de la realidad uruguaya. Quizá porque cuando yo empecé a leer el libro tenía la expectativa de llegar a las reflexiones sobre educación, es que ese capítulo me pareció un mojón, porque cambia hasta la forma de la escritura. Si bien algunos capítulos antes también el personaje parece dejar el relato en manos de los problemas matemáticos, a partir de este capítulo parece comenzar a aparecer cada vez con menos frecuencia. La parte dedicada a Rafael Laguardia, está escrita con transparente franqueza. Es un merecido homenaje, una descripción atinada, y una síntesis que se potencia luego de haber leído los capítulos anteriores. Y es, por sobre todas las cosas, una invitación a acortar distancias y una propuesta concreta al diálogo y al trabajo en pos de una mejor educación matemática.

Muchas de las descripciones sobre problemas de la educación matemática, no son exclusivos de ella, son extrapolables también a la Física, y quizá a otros campos del conocimiento. La lectura me llevó a recordar a los “Laguardias” en la Física del Uruguay. Enrique Loedel, Felix Cernuschi, sólo por citar contemporáneos del matemático.

Tender puentes, en todas las direcciones, puentes amplios, de rápido tránsito. Interesados en mejoras genuinas de la educación científica y matemática hay en el Uruguay contemporáneo. Quizá, el desarrollo de propuestas que tengan sólida base en la investigación, de la propia ciencia y de la enseñanza de la ciencia, y no en creencias personales o modas pedagógicas es lo que nos permite compartir la percepción del autor que matemáticamente tenemos chance. Buena chance.

Aquí queda el link a la entrevista que le realizaron al autor en el programa televisivo “Buscadores” de TV Nacional, a propósito de la edición del libro (son tres partes, va el link a la primera)

Extraído de la pág 231: “Por un momento me pareció entrever que sería imprescindible mostrar, aunque fuera sólo a través de un rápido pantallazo, cómo algunas ideas matemáticas simples pueden tener implicancias directas en nuestra visión del mundo. Que hacía falta hacer llegar con toda claridad a los profesores de matemática, y al conjunto de la sociedad el mensaje de que realmente hay conceptos y modos de pensar que son valiosos, pero que actualmente no llegan ni a los profesores de Matemática ni al conjunto de la sociedad. Que este paso previo era necesario para sacar el debate del pantano de falsos dilemas acerca de si hay que enseñar mucha o poca matemática, o si hay que prestar atención al conocimiento o a la integración social, y enfocarse en cuestiones de fondo, como la orientación general de la educación matemática en el país, un problema de gran aliento y perspectiva que hay que considerar antes de siquiera sentarse a pensar acerca de si tal o cual tema del currículo es el más adecuado para cualquier curso en particular, o de cómo se hace la contextualización adecuada a cada centro de estudio. Que compartir esta información quizá podría vacunarnos contra la confusión cínica según la cual lo único que hay en juego son cuestiones de poder entre corporaciones de docentes, o apetencias de cargos. Porque aunque estos elementos puedan estar presentes en algunas personas o grupos, no se trata de eso”

Creo, sin temor a equivocarme, que en el párrafo anterior, perfectamente se podría ampliar, y cada vez que aparece la palabra “matemática”, cambiarla por “científica”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s